La vuelta al colegio puede ser muy dolorosa para un niñ@ ‘trans’. Una experiencia que hemos querido conocer hoy en ConectaT, programa conducido por Ana Prieto, psicóloga de Fundación Daniela. Y lo hemos hecho de la mano de Ethan, un chico trans de 23 años, profesor de Inglés, en Educación Primaria, junto con Yolanda y León, chica y chico trans de 15 años, ambos estudiantes de 4º de la ESO. Todos ellos nos han narrado esa vuelta al cole, cada uno desde su perspectivas: la de profesor y la de alumno/a.

Una de las situaciones más gratificantes para las personas ‘trans’ es el hecho de ser reconocidos y tratados según su género sentido. Este reconocimiento puede darse a varios niveles, entre los que destacan el social y e institucional. El primero hace referencia al trato por parte de las personas del entorno con el nombre y los pronombres con los que se identifica cada persona, mientras que el segundo hace alusión a la presencia del género sentido en los diferentes documentos de identidad como pueden ser el DNI, el carnet de la biblioteca o las listas del colegio.

Estas situaciones están presentes en el día a día, en diferentes contextos y con todas aquellas personas con las que se interactúa, siendo el colegio uno de los entornos más destacados debido a su relevancia en la vida de los más jóvenes. En él, la persona es reconocida y nombrada de manera constante tanto por parte del profesorado como del alumnado lo que tiene grandes repercusiones en la vivencia y autoafirmación de cada integrante en el mundo escolar.

Ethan, como persona ‘trans’ y profesor también responde a la necesidad de lidiar con la incongruencia entre el sexo que aparece en sus documentos legales y su género sentido una vez incorporado a su nuevo puesto de trabajo. Nos cuenta en este podcast cómo salió del paso cuando sus compañeros le preguntaron por qué su nombre no aparecía en la nueva plantilla de profesores mientras que sí lo hacía el nombre de una mujer que tenía sus mismos apellidos. Por otro lado, León y Yolanda nos hablan de lo satisfactorio que fue recibir un trato adecuado por parte de sus profesores y compañeros de clase; lo que supone llamarles por su nombre sentido o poder ir a su propio baño, a pesar de que para lograrlo hayan tenido que recurrir a entidades que facilitan este tránsito en las escuelas.

Sus testimonios muestran situaciones a las que los jóvenes trans se enfrentan de manera cotidiana. Situaciones que parecen triviales pero que repercuten en el bienestar de quienes las sufren y, desde Fundación Daniela, hacemos un llamado para que la comunidad escolar se sensibilice y favorezca así el tránsito social de las personas que lo soliciten.

Seguiremos informando…


Recent Comments

0 comments

 
Leave Comment

Published by

Fundación Daniela

20 oct 2015

Categories
Subscribe
He leído y acepto la Política de Privacidad.