Testimonio 19

Mi historia
Hace tan solo 1 año que descubrí lo que era la transexualidad y hasta hace muy poco no se lo he dicho a nadie, solo lo saben: mi novia, mis amigas y mi hermana.
Al principio, no entendía lo que me pasaba y porque no conseguía sentirme cómodo con mi nombre o mi género y muchas veces me gustaba vestirme de chico y ocultar mi pelo, me sentía mejor cuando me trataban de chico.
En septiembre fui a la fundacion Lambda con la esperanza de encontrar gente que me entendiese y les expliqué a dos chicos lo que me pasaba, estos me informaron y por mi cuenta, yo empecé a informarme más y más, hasta que me di cuenta de que todo lo que sentía tenía un nombre… Transexualidad.
Desgraciadamente ahora ha llegado el verano y hay días que no paro de darle vueltas a todo… Porque me gustaría ir a la playa y no tener pecho y veo a chicos paseando o en el agua y pienso: algún día… Pero creo que es de esas cosas que piensas que algún día llegará y la ves a años luz de ti, porque ni mi madre sabe que soy transexual y no se si podré conseguir algo yo solo sin apoyo familiar.
Otro tema con el que no puedo cargar es con la poca tolerancia de la sociedad de hoy…
Hace un año y poco dos chicas se metían conmigo por ser “Bollera” (ya que no sabia muy bien lo que era la transexualidad y me declaré como chica lesbiana) todo mi colegio (religioso y con una monja por directora) se acabó enterando de mi orientación sexual y yo en ese momento no sabia que hacer, me sentía demasiado solo, hasta que empecé a admitirlo y vi que las personas que de verdad me querían se quedaron a mi lado.
Este curso no es que haya ido mejor en el sentido de las burlas y los insultos, empecé una relación con una chica de la otra clase y a la que toda la panda de chicas de mi curso tienen entre ceja y ceja.
Y claro un día empezó siendo la broma de llamarnos bolleras, pero otro me encontré en una excursión escolar con casi todo mi curso cantando canciones metiéndose conmigo y con mi novia.
La cabecilla del grupo le contó a prácticamente todo el colegio lo que había pasado en el bus y cuando fuimosna hablar con ella no hubo manera de arreglar nada.
Después de eso les pedí a mis amigas que me llamasen Dani (el nombre que elegí) y al llamarme en clase así, todo el mundo me preguntaba quien era Dani o me decian, cito textualmente: ¿te quieres poner polla?
Hasta que un día pasó algo que me afectó muchísimo. Era la última semana de curso y habían sentado a mi lado a una chica (que estaba saliendo con una de mis amigas mas cercanas), esa chica me miró de arriba a abajo y me dijo:
“Deja de hacer que la gente te llame Dani, no eres un tío aceptalo, tienes coño y lo vas a tener siempre y si sigues pensando que eres un tío de verdad solo te alejas de la realidad.”
Ahí comprendí que la gente tiene una visión muy negativa de la transexualidad y que a pesar de todo siempre habrá gente que no te entienda o le parezca mal que seas como eres, lo importante es no dejar de ser tu mismo.
Soy un conjunto de células.
Soy una persona.
Soy un adolescente.
Soy un hombre.
Soy Dani,
Y soy Transexual.

SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter, mantente informado de todos nuestras noticias, eventos e involúcrate en nuestra fundación.