Testimonio 17

Mi historia
Pues desde que tengo memoria me he sentido que mi cuerpo no era lo que debería ser, eso me produjo tanto problemas familiares (me daban guantazos para obligarme a vestir como ellos querían) como en la escuela, dónde la tutora era una de las provocadoras de las burlas espetando que era marimacho. La pubertad fue un infierno dónde deseaba ser Ranma y poder cambiar mi cuerpo con el agua… Hasta los 18 no me dejaron cortarme el pelo, el cual progresivamente era cada vez más corto y me sentia mejor, además gracias al deporte y mis inventos con los sujetadores deportivos me confundían con un chico y me sentía bien (al principio pensaba: esto es raro pero me gusta). Tengo 33 años, llevo con depresión diagnosticada desde hace casi 6 años, pero yo siempre me he sentido mal y me lo he guardado hasta que peté, ahora con un novio y a penas amigos y sin contacto con mi familia biológica creo que ha llegado el momento de tomar el toro por los cuernos, al descubrir que existe una “mag
ia” que te proporciona lo que yo deseaba… lo malo, no quiero perder a mi novio y menos hacerle daño… con lo que pienso, que nací demasiado pronto para mi forma de ser… Y siento autentica envidia de los chicos que sus padres les llevan de peques al psicólogo y les comentan el tema y se ponen en marcha intentando ofrecer bloqueadores o algo y ponerle nombre a esa sensación de bicho raro que siempre has tenido. Ahora mis suegros intentan asimilarlo y mi pareja igual y no se que hacer si vivir con resignación o que ya que los del UTIG del clínic, me dan largas… si tuviera millones ya estaría en hormonación pero como llevo 6 años en el paro y con la depre dependo de mi pareja para vivir no se quieren arriesgar.

SUSCRÍBETE

Suscríbete a nuestra newsletter, mantente informado de todos nuestras noticias, eventos e involúcrate en nuestra fundación.